Sanidad a un paso de aprobar una ley para atender a los inmigrantes sin padrón

En medio de la controversia desencadenada por la negativa de la alcaldesa ultra de Ripoll, Sílvia Orriols, a facilitar el empadronamiento de inmigrantes, lo que dificulta su acceso a la tarjeta sanitaria, la ministra de Sanidad, Mónica García, ha anunciado que en los próximos meses presentará una ley de universalidad como parte de su plan para «recuperar el orgullo» en torno a la sanidad pública.

«Si la sanidad pública es el pilar esencial del Estado del bienestar, la universalidad es su motor. Un motor que impulsa la igualdad y la cohesión social de nuestro país. Es esencial por una cuestión de salud pública, por la eficiencia del sistema sanitario y por la justicia social», declaró la ministra de Sanidad en su primera comparecencia ante el Congreso. En esta ocasión, García detalló una serie de leyes, planes y estrategias que planea aprobar para revitalizar el «orgullo por la sanidad pública» y adaptar el sistema de salud a los desafíos del siglo XXI.

García enfatizó que la ley de universalidad será una de sus «prioridades», dado que la reforma del 2012, aprobada por el PP, excluyó de la sanidad a los inmigrantes en situación administrativa irregular, lo que, según ella, «obligó a los médicos a no cumplir con el Código Deontológico». La ministra pretende revertir esta situación con una nueva norma que «garantice la cobertura universal, equitativa y de calidad para cada persona en nuestro país».

En un intento anterior en 2018, el Gobierno trató de revertir los recortes realizados por el PP, pero se estableció que los migrantes «sin papeles» necesitaban un informe de los servicios sociales para acceder al sistema sanitario, lo que permitió a comunidades y ayuntamientos, como el de Ripoll, imponer meses de espera. Esta situación condujo a que, en los primeros nueve meses de 2023, se registraran 17.000 casos de «barreras» en el acceso a la sanidad pública, afectando a 8.809 personas, según un informe de Médicos del Mundo.

Este balance, que incluye a 186 menores, 85 embarazadas y 202 casos de facturación en urgencias, fue mencionado por García en su comparecencia como un argumento para afirmar que la exclusión es «inadmisible y cruel» y, por lo tanto, será revertida. Las numerosas barreras a la sanidad documentadas por Médicos del Mundo no solo afectan a los migrantes sin padrón, sino también a personas vulnerables que no pueden hacer frente a los copagos.

Deja un comentario